domingo, 28 de septiembre de 2014

Reseña #38: Show

Título: Show
Saga: Play #2
Autor: Javier Ruescas
Editorial: Montena
ISBN: 978-987-1783-97-7
N° de Páginas: 480
Sinopsis: Desde que se descubrió la verdad sobre Play Serafin, las vidas de Aarón y Leo no han vuelto a ser las mismas. Leo, de regreso en España, se presenta a todos los castings que surgen sin demasiado éxito, mientras que su hermano pequeño, ahora solo en Nueva York, intenta hacerse con las riendas de una vida que ni quiere, ni considera que le pertenezca.
La llegada a Develstar de una nueva artista, Zoe -una virtuosa del violín- le devolverá a Aarón la ilusión que creía perdida. Pero su aparición no es casual: Develstar quiere organizar un reality show como nunca antes se ha visto, donde el público podrá conocer a fondo a sus estrellas. Y están dispuestos a hacer lo que sea para que Aarón participe en él…
¡Gracias a Penguin Random House por el ejemplar!

Antes de empezar, quiero decir que puede llegar a incluir spoilers de la primera parte de la trilogía ya que sería imposible hablar de Show sin hacer referencia a situaciones puntuales de Play. 

Opinión: Después que terminé Play, tenía muchas ganas de saber cómo seguiría el éxito Play Serafin luego de la decisión que tomó Develstar, con la que se descubrió la verdad. Quería –y necesitaba saber- que pasaría con Aarón y con Leo, cómo serían sus vidas luego del final de Play, dónde cada uno tomaba un rumbo diferente. 

Al edificio de Develstar llega una nueva joven promesa, Zoe, una chica que toca el violín perfectamente pero que a su vez baila. Pero su llegada no es una llegada al azar, sino que la empresa tiene un As bajo la manga: Organizarán un reality show dónde participarán varios artistas que han pasado por esa empresa y el premio es tentador... El relanzamiento de su carrera. Pero con el transcurso de la historia, descubrimos lo que en realidad trama la empresa y cuál es su verdadero objetivo. 

En esta segunda parte, los papeles se invierten y Aarón se vuelve más desfachatado y Leo, más inseguro. Lo cual hizo que esta vez, quisiera leer los capítulos de Leo con mayor entusiasmo que los de Aarón, ya que los de este último eran realmente tediosos. Sus capítulos sólo hablaban de su experiencia en la casa, de cómo veía a Zoe, entre otras cosas. En cambio, en esta entrega pudimos ver un Leo un poco más humano y menos egocéntrico. Es un cambio positivo en el personaje y muy acertado. Es que a las personas más egocéntricas, los golpes los hacen reaccionar más fácil que a los demás, y creo que eso es lo que pasa con este personaje.

Zoe no me cayó para nada bien. Me resultaba molesto leer acerca de ella y ver como Aarón perdía la razón por ella, por una chica que apenas conocía. ¿Acaso ya te olvidaste de Emma? ¿Cómo puede ir atrás de una persona cuando aún piensa en otra? No entendí nada acerca de Aarón. Me sentí defraudada por este personaje. En la primera entrega lo amé con todo mi corazón pero en esta, me encariñé más con Leo ya que está desolado por un distanciamiento que se produce con Sophie, su novia y podemos ver el lado romántico de él. Además de todas las cosas que hace por Aarón, ya que es su guía fuera de la casa. 

El reality es una mezcla, un híbrido de Operación Triunfo con Gran Hermano. Están en una casa vigilada las 24hs por cámaras y micrófonos, y todas las semanas se deben preparar para una gala, dónde el gran jurado es el público. Fuera de la casa, los artistas tendrán un guía, que escogerá todas las semana entre videos que envía el público entre Verdad o Atrevimiento, y depende de ese guía elegir lo mejor para su artista. La convivencia saca lo peor de todos los concursantes y se generan grandes disputas que casi siempre, tienen a Aarón como protagonista. Otro punto que me puso como loca. 
Develstar nos había convertido en las atracciones de su circo particular. En el fondo, había poca diferencia entre nosotros y la mujer barbuda, el hombre con dos cabezas o el niño langosta. A cambio de votos, en lugar de cacahuates y monedas, habíamos regalado nuestra voluntad a unos desconocidos que nos imponían pruebas vergonzosas. 
Con respecto a la historia, me pareció menos original que la anterior, ya que utiliza un recurso un poco trillado como el reality y las estrellas sedientas de fama. Pero sin embargo, la narración sigue siendo muy delicada, atrapa desde el primer momento y también seguimos las aventuras de los hermanos a través de una narración en primera persona desde los puntos de vista de ellos dos.

No hubo tantos conflictos como en la otra entrega a pesar de que hubo varias peleas dentro de la casa, por lo que se me hizo un pelín más aburrido, ya que necesitaba un poco más de acción para no poder despegarme de él. Hubo en varios momentos en los que tenía ganas de tirarlo por la ventana, pero al rato me arrepentía porque quería saber que pasaba. 

La introducción de varios personajes nuevos e importantes como Icarus Bright, o el regreso de Emma Gladstone, fue muy acertada. Son dos personajes que hacen que se descubran muchas cosas que sin ellos hubiera sido imposible descubrir y son dos personajes que ayudan mucho a Leo con el tema de ser el guía de Aarón, ya que ambos de alguna manera están relacionados con el reality de forma directa. 

A su vez también aparecen personajes que son los que compartirán la casa con Aarón. Varios son artistas que fueron reconocidos en su momento pero ya no. De todos, sólo tres lograron caerme bien pero el resto, fueron insufribles. 

En esta ocasión, más que el tema de la fama rápida, se toca más el tema de la privacidad, del morbo que les da a algunas personas ver que es lo que hacen los famosos cuando no están frente a una cámara cantando o actuando. ¿Hasta qué punto una persona puede vender su privacidad a cambio de algo? ¿De qué es capaz la gente por obtener algo? ¿Es capaz uno de perder su dignidad por un premio jugoso? Es un tema bastante profundo y bastante fuerte, algo que en nuestro país vemos bastante seguido, a pesar de que hace años que no se emite ninguna edición de GH u OT pero aún seguimos viendo como seudoartistas pierden su dignidad frente a las cámaras por un minuto de fama. Esto es de lo que habla Show. Nos hace ver de otra forma el mundo del espectáculo, nos hace pensar en todos los hilos que hay detrás de lo que vemos en la televisión, que todo lo que vemos no es real y muchas veces es sacado de contexto y manipulado para obtener un resultado deseado. 
¿Tanto morbo daba descubrir que la gente famosa era idéntica al vecino? ¿O tal vez necesitaban ratificar con sus propios ojos que todas las vidas, incluso las que estaban rodeadas de cámaras y focos, podían llegar a ser igual de patéticas que las de cualquiera? 

Con una narración sencilla, muy descriptiva pero no cansadora, Javier Ruescas nos trae otra aventura, otro obstáculo que deben superar los hermanos Serafín para lograr su libertad plena, sin cadenas que los aten  a la empresa. Sin embargo, me gustó menos que Play pero aun así, me gustó muchísimo. 

Calificación:
Historia: 3/5
Trama: 4/5
Narración: 4/5
Personajes principales: 4/5
Personajes secundarios: 2/5
Portada: 4/5
Reincidencia?: Seguramente. 

2 comentarios:

  1. Tengo muchas ganas de leer un libro de Javier ruescas, espero leerlo pronto, tu reseña me ha animado bastante
    PD: Ya te sigo desde la iniciativa de blogs asociados

    ResponderEliminar
  2. Quiero leer estos libros para recomendárcelos a mi primita hahaha :D
    Besos!

    ResponderEliminar