domingo, 16 de noviembre de 2014

Reseña #43: Noah

Título: Noah
Autor: Sebastian Fitzek
Editorial: Ediciones B
ISBN: 978-84-666-5536-1
N° de Páginas: 554
Sinopsis: Él no recuerda su propio nombre. No sabe de dónde proviene. No logra recordar cómo llegó a Berlín y cuánto hace que vive en la calle. Los sin techo con los que vagabundea por la ciudad lo llaman Noah, porque lleva ese nombre tatuado en la palma de la mano.
La búsqueda de sus orígenes se convierte en un desafío para Noah. Para él y para toda la humanidad, porque Noah es el elemento principal de una conspiración que pone en peligro la vida en el planeta y ya se ha cobrado diez mil víctimas.





¡Gracias a Ediciones B por el ejemplar!

Opinión: Comencé a leer este libro sin muchas expectativas, tenía muchas ganas de leerlo pero tampoco moría por hacerlo. Tardé en terminar de leerlo por algunos aspectos que voy a detallar más abajo. 

La sinopsis dice lo justo y lo necesario para que podamos engancharnos y querer saber más de la historia. No quiero contar mucho más que lo necesario para no recaer en spoilers ya que cada diez páginas sucede algo que cambia el rumbo de la historia.

La narración de la novela está planteada en tercera persona omnisciente y en cada capítulo sigue a un personaje en particular que al principio uno cree que no tienen nada que ver pero que con el transcurso de la novela, de una u otra manera, tienen una relación con el argumento principal y se van interrelacionando entre sí. 

Los primeros capítulos me resultaron pesados, tediosos, demasiado introductorios e innecesarios porque con menos palabrerío se habría entendido igual. Las descripciones me resultaban tan extensas inclusive en los capítulos clave y más atrapantes de la historia, al ser tan así, cortaban la acción y uno dejaba de estar pendiente de lo que sucedía. Sin embargo, en algunos capítulos, unas pocas frases y situaciones me gustaron más que otras.

La historia no tiene tintes ni paranormales ni ficticios, es un thriller que te atrapa sin necesidad de crear un mundo distópico o de situarse en un futuro lejano. La historia que se cuenta puede tranquilamente situarse en nuestro presente, tiene elementos que nos resultan cotidianos en la actualidad, como la superpoblación, la contaminación ambiental y las enfermedades que generan un caos e histeria en las personas que podrían matar para evitar enfermarse y morir. 

Los personajes me cayeron un poco mal todos, excepto el protagonista que buscaba constantemente su origen y hacía todo lo que estaba en sus manos para descubrir quién era en realidad y cómo llegó a Berlín. Los demás, entre los que están Oscar, un sin techo lo descubre y lo resguarda en su refugio; Celine, una periodista neoyorkina; Altmann, un asesino a sueldo y Zaphire, un empresario farmacéutico. En esta novela no se puede confiar en nadie. Todos tienen un secreto y una historia que contar, que está estrechamente relacionada con un proyecto conspiratorio. Nuestro protagonista va descubriendo de a poco todo lo que necesita saber así como va uniendo las piezas del rompecabezas que es su mente. 

¿De qué valía una vida al fin y al cabo cuando uno no sabía de dónde venía, cuáles eran sus raíces y por qué el hacha del destino las había cortado con un golpe seco? Una vida sin recuerdos, dirigida ya únicamente por el instinto, que le decía a Noah que no pertenecía a aquella ciudad ni a aquel país. 

El desenlace final me defraudó. Quizás esperaba otra cosa. Me pareció demasiado rápido y abrupto para el ritmo lento que venía llevando. Lo sentí como un desenlace forzado. A pesar de esas objeciones, el final logra unir todos los retazos sueltos y darle un cierre sin espacios para dudas o cuestionamientos. 

Tengo que reconocer que si bien en algunos momentos la narración del autor me resultaba sumamente tediosa, cerca del final el autor lograba un efecto de impacto que lograba que quisiera seguir leyendo para saber que pasaba después, pero ese efecto tenía el atenuante de las descripciones extensas. Para describirlo más fácil, eran dos pasos para adelante y tres para atrás. 

Más allá de todos los puntos que más arriba describí que hicieron esta lectura algo tediosa e interminable, me gustó la originalidad de la misma. Pocos autores tienen la magia de entregarnos una historia atrapante sin tener que situarlas en futuros distópicos y creo que Fitzek es uno de ellos ya que la historia es una historia común y corriente con algunas pizcas de acción, suspenso, política y cambio climático. 

Lo que más me llegó de la obra, fueron las cifras, los datos estadísticos y la información sobre el calentamiento global, la forma en que el autor trata de llegar a las masas y porta su pequeño grano de arena a la causa. Al terminar de leer la novela, me quedé pensando en todo lo que los humanos hacemos y lo que la naturaleza nos devuelve. 

Calificación:
Historia: 4/5
Trama: 4/5
Narración: 2,5/5
Personajes principales: 3/5
Personajes secundarios: 3/5
Portada: 2/5
Reincidencia?: Tal vez.  

1 comentario:

  1. Hola Ro ;)
    Creo que con este libro me pasa lo mismo que a vos antes, tengo ganas de leerlo pero tampoco me enloquece. La sinopsis es buena y te deja con intriga eso sí.
    Me parece interesante el tema sobre el cual trato, más aún porque es cierto que esas cosas pasan en la actualidad como vos decís, y si al final te dejo reflexionando creo que el autor logro su objetivo :)
    Espero leerlo pero la economía no me ayuda jajaja y quiero demasiados libros *-*
    Besos

    ResponderEliminar