miércoles, 28 de enero de 2015

Reseña #52: Una estrella que no se apaga

Título: Una estrella que no se apaga
Autores: Esther, Lori y Wayne Earl
Editorial: Nube de Tinta
ISBN: 978-987-1997-04-6
N° de Páginas: 320
Sinopsis: A Esther Earl, una adolescente con un talento y una lucidez excepcionales, se le diagnosticó cáncer de tiroides cuando tenía doce años. Fue una alegre hija, hermana y amiga, positiva y entusiasta; murió en 2010, poco después de cumplir los dieciséis, pero no sin antes inspirar a miles de personas por medio de su creciente presencia en Internet. Sus extraordinarias memorias recogen los diarios, cuentos, cartas y esbozos de Esther; fotografías y escritos de su familia y amigos ayudan a narrar su historia, un testimonio conmovedor sobre el ímpetu de la vida. El autor John Green conoció a Esther en una convención de Harry Potter, y entre ellos nació una profunda amistad. Tan profunda, que el novelista le dedicó su novela Bajo la misma estrella y ha escrito el prólogo a este libro. Desde 2010, Green y sus seguidores celebran el Día de Esther cada 3 de agosto, en el que, a petición de Esther, se expresa el amor hacia amigos, familiares y personas importantes a las que no solemos decir te quiero. 
¡Gracias a Penguin Random House por el ejemplar!

Opinión: Casi dos meses con esta reseña guardada, renegando para lograr poner mis pensamientos en orden y expresar lo que quería. 
En la contra portada hay una frase que tiene toda la razón. Uno de esos libros excepcionales que cambiarán tu forma de ver el mundo. Quizás no cambió mi forma de ver el mundo todos los días, quizás no cambió mi vida por completo pero cambió ciertos aspectos en mí, logró que algunas piezas del rompecabezas que soy hicieran click

Esta reseña va a ser diferente. No voy a hablar de tecnicismos, no voy a hablar de personajes redondos y planos, ni de narradores omniscientes o testigos... En esta ocasión voy a darles plenamente mi opinión y voy a hablarles desde un lado sentimental y no desde el lado técnico al que estarán quizás acostumbrados. 

Este libro es una recopilación de diarios, entradas en blogs y transcripciones de chats o vídeos, todos escritos por Esther o por sus padres, Lori y Wayne. 
Desde que leí el prólogo escrito por John Green supe que este libro iba a dejar una huella en mí, que me iba a marcar de por vida. Quizás no soy la única a la que le pasó, pero me sentí identificada en más de una ocasión con Esther. Sentía que muchas de las cosas que a ella le pasaban, también me pasan y tal vez también le pasan a la vecina. He ahí la esencia de este libro. A pesar de que pasó por las manos de editores y por la de los padres de ella, no se modificó nada de lo que Esther escribía, lo que nos deja ver en realidad cómo fue su vida desde que el cáncer la modificó para siempre. 
Como dije arriba, desde que leí el prólogo supe que iba a ser difícil olvidar este libro. Como siempre las palabras de John Green son fabulosas (Leería hasta su lista de compras) y tiene las palabras justas para lo que sea. Comencé a llorar alrededor de la página doce cuando una frase tocó una fibra muy profunda en mí. Dice algo así: 
Me disgusta la frase «amigos de internet», porque implica que las personas conocidas en la red no son amigos de verdad; es decir, que de alguna manera la amistad es menos real o significativa porque sucede mediante Skype o mensajes de texto. Yo considero que la amistad no debe medirse por su cualidad física, sino por su importancia. Los buenos amigos, sean de internet o no, nos empujan a ser más empáticos, nos reconfortan y también nos liberan de nuestras prisiones interiores.
Este párrafo me llevó a pensar en todas las maravillosas personas que conocí gracias a este espacio y que se volvieron indispensables para mí, con los que puedo ser realmente yo, con los que comparto muchísimas más cosas que con gente que puedo ver todos los días. Automáticamente pensé en cada uno de ellos, en su apoyo, su soporte, sus consejos, sus chistes e incluso en nuestras diferencias de opinión. Ellos me hacen sentir mejor todos los días, gracias a ellos siento que tengo gente con la que puedo contar. Sé que al leer esto van a saber que hablo de ellos. Los amo. 

Aclarando esto, prosigo. 

La edición es preciosa y acompaña a la dinámica del libro. Hay hojas de color blanco, verde y naranja. Cada una de ellas corresponde a diferentes secciones por así decirlo. Las blancas son escritos de Esther, diarios, cartas, entre otras cosas. Las verdes en su mayoría contienen comentarios, opiniones y fragmentos de los chats de Catitude. Las anaranjadas son entradas de Lori y Wayne en Caringbridge. 

Lo interesante de leer este libro no es sólo conocer qué le pasó a Esther, ni su enfermedad ni la lucha de sus padres. No digo que no sea importante porque definitivamente lo es, pero lo que a mí me pareció sumamente interesante fue leer los escritos de Esther, sus diarios, sus opiniones, la manera de demostrarle a sus padres y hermanos que los amaba más que a nada en el mundo, sus pasiones, su modo de ver la vida plasmado en cada página de sus diarios. Al leer sus pensamientos, sus sentimientos y las situaciones por las que pasaba cuando se expresaba, sentía que me conectaba a ella, que hay algo invisible que me unía a Esther. Sé que suena completamente cursi, cliché e incluso improbable pero pasaba página tras página y sólo lograba sentirme más cercana a ella. Es increíble cuan cercano puede sentirse uno a alguien tan lejano, que ni siquiera conoció. Me encontré releyendo sus palabras, sintiendo cada una de ellas e incluso llorando por pensar exactamente lo mismo. También me sentía ridícula. No podía parar de pensar en mis momentos de debilidad, cuando lloro y me enojo por cualquier cosa, cuando siento que no debería estar acá, en que realmente no debería pensar de ese modo, que debo salir delante de cualquier modo. 
Me siento muy inútil. Ya sé que es tarde y que estoy triste y cansada y que debería estar dormida, pero tengo la necesidad de escribir. [...] Me siento inútil porque... no sé. No cambiaría nada si me muriera. No quiero decir que vaya a suicidarme [...]. Quiero cambiar algo, ayudar a alguien. Y no sé cómo. Ayudando a alguien me sentiría mejor, como si hiciera algo productivo para cambiar algo, y así me ayudaría a mí misma también. Quizá algún día. 
En muchos momentos experimenté sentimientos de rabia e ira, de bronca contra el mundo, contra el cáncer, contra todos. Esther -como miles de chicos más- merecía vivir más experiencias, llegar a grande, contarle a sus nietos sus experiencias, sonreír al evocar un recuerdo, merecía mucho más y estoy segura de eso, pero estoy segura de algo también: si el cáncer no hubiera aparecido en la vida de Estee, ella no hubiera conocido a sus amigos, no habría vivido algunas de las experiencias narradas, nada hubiera sido lo mismo. Ella lo sabía, ella estaba completamente segura de esto. Pero no por eso la bronca y la ira me abandonan, en cambio me siguen llenando cada vez que pienso en todo lo que podría haber sido de su vida si el cáncer no hubiera aparecido, las oportunidades que se le habrían presentado... Al hacer esta reseña -la cual escribirla me llevó prácticamente mes y medio o dos entre tantas correcciones que hice y entre tantos enredos en mis pensamientos-, volví a sentir esa ira, esa bronca, tristeza, impotencia. 

Además de los escritos de diarios, hay varios de historias ficticias creadas por ella y creo que al leerlos fue cuando descubrí lo que me pasaba. Estee tenía un potencial innegable con respecto a la escritura. Sus escritos son increíbles y me hubiera encantado leer algo más de su autoría. Sé que hubiera llegado lejos. Es simplemente increíble. 
Su pérdida sigue pareciéndome una injusticia intolerable. Y me gustaría que hubiese leído Bajo la misma estrella. Me asombra que el libro haya tenido tantos lectores, pero nunca llegará a las manos de la persona que más deseo que lo lea. - John Green.
Quisiera cumplir uno de los deseos de Esther y pensar en ella con una sonrisa en la cara, pero es realmente complicado. No puedo, simplemente no puedo.

Calificación:
Voy a hacer una aclaración antes de pasar a la calificación. Como este libro no es ficticio, no hay personajes y no hay una trama, no se puede calificar de la misma forma que los demás libros por lo que será una calificación vaga y será de acuerdo a mis sentimientos, completamente subjetiva.
5/5

8 comentarios:

  1. Hola Ro! Primero que nada, no comprendo porque no tenes comentarios en esta entrada. De todas maneras, me siento honrada de ser la primera.
    Gracias por ser mi amiga. Por desenojarte conmigo aunque mis opiniones te molesten a veces. Por aguantarme en todas esas charlas que tenemos a solas porque a veces tenemos miedo de que opinen los demás, porque son demasiados íntimas. Por escucharme cuando me quejo, por animarme cuando me caigo, por alentarme cuando siento que no voy a poder. No hace falta ver en persona a un ser humano para conocerlo, no hace falta conocer su rostro siquiera. Solo basta con compartir un poco del alma de cada uno para saber quien esta enfrente (de una pantalla, o cara a cara). Yo te tengo a unos 200 y algo de kilómetros, pero siento que conozco tu alma. Y es un honor conocerla.
    Me identifique mucho con muchas partes de este libro. Con respecto a lo que es John Green, una de mis partes preferidas fue cuando Wayne le preguntó si era una especie de Doctor Who. Me hizo tomarle más cariño a ese hombre loco con una cámara y metáforas.
    Yo si recuerdo a Esther con una sonrisa. Ella no odiaba su cáncer. No sólo le permitió conocer a la gente que luego tanto la amaría, sino ser quien es. Ya sabes un poco de mi historia, y muchas veces me pregunto que hubiera pasado si las cosas hubieran sido distintas... Y no me gustaría cambiar ni una sola cosa... No devolvería ni una gota de dolor, ni una lágrima, porque sé que cada paso en mi camino me trajo a ser quien soy hoy, y parte de eso, es que formes parte de mi vida, y que todos los demás que están presentes en mi vida estén. Es una cadena de consecuencias, y creo que no vale la pena cambiar toda la gente maravillosa que conozco por tener una lágrima menos.

    Te amo, hermana de distinta madre y distinta edad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luz, es imposible estar más de media hora enojada con vos. Sos especial y única. Siempre que necesito un consejo te lo pido a vos a pesar de que no me vas a decir lo que quiero oír. Tenemos nuestras diferencias, como todos pero tenemos muchas cosas más en común. Tenés razón, uno no necesita conocer en vivo y en directo a una persona para saber lo especial que es y nosotras lo sabemos muy bien. Tengo que admitir que me puse a llorar como una idiota cuando leí tu comentario. El honor es mío Luluz.
      Siempre adoré a John pero conocer esta parte de él, el cariño que le tenía a Esther y todas esas cosas, hizo que lo quiera muchísimo más.
      Para responder a tu último párrafo voy a usar una frase hecha y muy trillada: Para ver un arcoiris, tiene que llover. Para vivir ciertas cosas, hay que haber sufrido otras y eso vale la pena.

      Te amo Luluz. Nunca me faltes.

      Eliminar
  2. Hola Ro! recién me doy cuenta de que la última vez que entré a tu blog era celeste y ahora es lila y rosa, comentario random.
    en cuanto al libro, cuando dijeron que iba a salir la verdad no me llamó mucho la atención, pero cuando lo ví en físico por primera vez en una librería fue como WOW, leí la sinopsis y quedé completamente enamorada de él, no sé cuando voy a tener la plata para comprarlo, pero espero que sea pronto jaja
    está muy bueno el tema de que cada sección del libro tenga un color diferente y esa frase que pusiste de los amigos de internet realmente me gustó. Creo que este libro, por lo que vos decis, tiene para sacar muchas cosas personales y más siendo una historia verídica. Creo que eso es lo que más me llama. Me encantó tu reseña, me encanta que le hayas puesto mucho de vos.
    Te dejo un besote enorme♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cambié el diseño Mar xD
      Yo siempre quise leerlo. Fue esos libros que ves, te enterás de su existencia y pensás Dios mío, lo quiero xD
      Este libro me hizo poner muy sentimental y me costó muchísimo hacer esta reseña. Es uno de esos con los que te identificas a pesar de no pasar exactamente por lo mismo.
      Un besote.

      Eliminar
  3. ¡ Hola !
    Al principio no me iba a comprar el libro, pero entonces leí el prólogo de John en la librería y quedé enganchada. Me encantó como muestran todo de de Catitude, a mí también me llevó a pensar en estos medios y en la cantidad de gente que hoy en día, gracias a ellos, es indispensable en mi vida.

    Te dejo mi reseña, por si queres chusmear:http://leopararespirar.blogspot.com.ar/2015/01/resena-de-una-estrella-que-no-se-apaga.html

    ¡ Saludos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola :D
      El prólogo ya me hizo llorar. Es increíble este libro.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Buenas!
    Me interesa mucho el libro, aunque entiendo que va a ser una historia muy dura de leer. Me gusta eso que decís de que no se puede clasificar como a cualquier libro.
    Si lo consigo lo voy a leer, aunque por el momento no me apetece leer un libro así
    Buena reseña ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente no sé si es una historia dura de leer. Eso depende de cada persona. Leí reseñas de gente que no se emocionó ni un ápice y está bien, depende de cada uno.
      Es imposible clasificarlo como a cualquier libro. Es imposible.
      Un beso.

      Eliminar