miércoles, 27 de mayo de 2015

Reseña #62: Un haiku para Alicia

Título: Un haiku para Alicia
Autor: Francesc Miralles
Editorial: Plataforma Neo
ISBN: 978-84-15577-05-8
N° de Páginas: 190
Sinopsis: Genís Gracia asiste, a los diecisiete años, al fracaso de su vida en todos los frentes. Pero justo cuando cree haber llegado a un callejón sin salida, conoce a Alicia, una joven que ha fundado una sociedad secreta en la que se discute sobre la felicidad, el dinero o el sentido de la vida. La fascinación por esta misteriosa amante de los haikus coincide con unos acontecimientos que darán un vuelco radical a su vida.






¡Gracias a Ediciones Granica por el ejemplar!



Opinión: Había empezado la lectura de este libro ni bien lo tuve en mis manos pero tuve que abandonarlo por cuestiones académicas. Este fin de semana decidí abandonarme a la vagancia y dedicarme unas horitas para mí disfrute. Fue así como retomé la lectura de este bello libro. 

La historia es sencilla. Genís Gracia tiene diecisiete años, vive con su madre ya que su madre se fue de casa y cada tanto regresa, haciendo que su madre entre y salga en pozos depresivos. Genís no se preocupa lo suficiente por sus estudios y es reprobado. A raíz de este suceso, su madre decide dejar de darle dinero y obligarlo a buscarse un trabajo. Además debe hacer clases para reforzar el conocimiento y poder rendir la selectividad. Varios sucesos son los que hacen que la vida Genís de un giro. Comprende la gravedad del asunto, busca un empleo y cuando menos lo espera, se encuentra con un ex compañero que con pocas palabras le presenta a Alicia, quién cambió su vida. En pocos días nuestro protagonista recibe un email en el que lo invitan a pasar por el ojo crítico de Alicia y ser parte de una especie de sociedad secreta o club que ella misma fundó. Al principio se plantea esta invitación. ¿Debería ir? ¿Por qué debería hacerlo? Pero luego, de manera espontánea, decide presentarse en la plaza donde se reúne el grupo extraño al que lo invitaron a formar parte, a la plaza Sant Felip Neri. A partir de ese momento, su vida monótona y aburrida cambia radicalmente. 
No quiero seguir contando más sobre la historia porque quiero pasar a hablar sobre cómo me hizo sentir, sobre los aspectos técnicos y sobre algunas asociaciones que pasaron por mi cabeza en diversos momentos. 

La narrativa de Francesc Miralles es sumamente adictiva. Posee una forma de escribir poco descriptiva y que hace que la historia sea lo suficientemente atrapante como para no soltar el libro hasta llegar al final, que es exactamente lo que me pasó. Lo devoré. En menos de un día tenía terminada la lectura y puedo decir que quedé con una especie de resaca literaria que será difícil de apalear. 

Dividido en un Preludio, cuatro partes y un epilogo, Genís nos cuenta en primera persona los diferentes acontecimientos por los que va pasando. Lo que más me gustó fue la presencia de la poesía y sobre todo, de los haikus. Pocas veces en libros se les da un papel tan importante a estos pedazos de belleza hecha palabras y me fascinó el protagonismo que tiene. 

La historia y la forma en la que está narrada me hicieron pensar en las obras de John Green. ¿Por qué digo esto? Por la sencillez de la historia y por el trasfondo que posee. Tal vez a simple leída puede parecer una novela sencilla, insípida e incluso aburrida, pero para quienes buscamos siempre más a fondo, es una novela hermosa que logra tocar los hilos más finos de nuestra alma. Debo decir que al leerlo, me emocionaba de tal forma en que lograba abstraerme por completo del mundo exterior. No existía nada más que la historia y yo, leyendo. 
Hay personas que en un primer momento parecen atractivas pero luego pierden encanto, porque de cerca no son tan perfectas o porque al final te acostumbras. Hay otras, en cambio, que se vuelven más interesantes a medida que las ves, y día tras día descubres en ellas nuevos matices que hacen aumentar tu admiración.
Las descripciones son justas y necesarias. Directas al grano excepto en ocasiones especiales en las que ahonda un poco más pero no se convierten en descripciones densas y tediosas que aburren al lector. Todo lo contrario. Son precisas y con un lenguaje poético y adornado que busca conmover. 

En un determinado momento de la historia, Alicia cuenta sobre Fedro de Platón y se presenta como una suerte de aedo contando un mito que tendrá que relación con el desenlace de la obra y con los sentimientos del protagonista. Creo que esta especie de intertextualidad hace más rica la obra, además de que me hizo pensar al leerlo en por qué era contado y cuál era la finalidad del mismo. Ambas preguntas tuvieron su respuesta al final de la novela.

Además de esta situación nombrada, tengo que remarcar que la mayoría de las reflexiones expresadas y compartidas entre los miembros de La Asociación para las Buenas Sensaciones son interesantes e incluso pueden llevar al lector a pensar sobre ese tema tratado vagamente en algún capítulo del libro. 
–Ya lo habéis visto. No podemos decir que somos ateos, porque nuestro dios es el dinero.
Los personajes tienen características bien marcadas a pesar de no tener una construcción muy amplia. Genís como expliqué anteriormente, es un joven despreocupado y que pasa de todo hasta que la realidad le cae sobre los hombros. Alicia es una chica que pasó por muchas cosas en su vida y que frente a los ojos del protagonista y narrador es asombrosa. Y luego no podemos dejar pasar al profesor Haiku, el profesor de Lengua de Genís quién tiene una fascinación por los haikus y se los presenta a la clase despertando en el protagonista y en su compañero de banco cierto interés por estos. 

El final de la historia puede presentársele al lector como algo inesperado o al contrario, como algo totalmente predecible. Aunque suene bipolar esto tiene una explicación. Quienes estén atentos en la lectura podrán descubrir ciertas anticipaciones y quienes no, sentirán que les arrancan el corazón de cuajo. No miento. Están advertidos.

Recomendado plenamente para quienes aman las historias sencillas que llegan fácilmente al corazón y que nos dejan pensando sobre nuestra vida, sobre nuestras conductas diarias, sobre los giros inesperados que experimentamos y sobre el amor y todo eso que llega de repente...

Calificación:
Historia: 5/5
Trama: 4/5
Narración: 5/5
Personajes principales: 4/5
Personajes secundarios: 3/5
Portada: 2/5
Reincidencia?: Si. 

4 comentarios:

  1. Hola Rosaneldaaa! ♥.♥ Cómo estás?
    (No quiero ser malo... pero te aviso que empecé leyendo la reseña y en el segundo párrafo repetiste dos veces "madre" cuando es el padre el que se fue de casa :P)
    No puedo estar más de acuerdo con tu reseña. Es una excelente novela y en un principio no esperaba mucho de ella. Como dijo Luz en su reseña si no me equivoco, la extensión tiene mucho que ver con el título, o más bien, con los haikus. Me encantó la apreciación que tuvo porque es verdad... un haiku representa millones de cosas con tan pocas palabras y esta novela también. Por eso quedé embobado con esta historia. Me recuerda mucha a Los ojos del perro siberiano por estas mismas razones.
    Personalmente, el final me tomó muy desprevenido. Después, cuando noté que había un atisbo de que algo que yo quería ocurriera me puse súper feliz y me re emocioné... y luego me di cuenta que no ocurrió. Se me destrozó el corazón en mil pedazos. Sigo un poco enfadado por ese final, pero en ciertas medidas tiene su significado.
    Me encantaría leer más sobre Genís y Alicia, vos no?
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  2. Hola Ro :) Que curioso encontrarme con tu reseña, justo hace unos días pasando por una librería vi el libro, y después, en los pasillos de la facu, escuché a unas chicas hablando del autor. Debe ser el destino entonces jaja.
    Me interesó la historia que puede parecer sencilla, generalmente son historias así con las que siento que la lectura me lleva. Y lo que mencionas de la intertextualidad, me parece hermoso encontrar cosas así en los libros, muy buena reseña. Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Nah. Vengo acá a comentarte y Francisco me roba lo que iba a comentar. Esto así no se puede. No se puede che...
    Yo que venía a decir que la novela parecía un Haiku, que por eso era tan corta y tan poco descriptiva. No describe, cuenta sentimientos. Los desenlaza para poder exponerlos. Transmite sensaciones, como un Haiku.
    Pero ya vino Fran y me robó el comentario T_T HUELGA

    Besos, te queiro ♥

    ResponderEliminar
  4. Hola Rosanelda! hablaron bastante de este libro últimamente y me dieron ganas de leerlo, además por lo que contás en la reseña es un libro sencillo con una lectura adictiva *cosa que a mi me encanta* así que no descarto poder darle una oportunidad, otra cosa que me gustó es que los personajes estén bien desarrollados, si no me llevo bien con los personajes, generalmente no me gusta la historia jajaja un beso enorme!♥

    ResponderEliminar